Sueños

7 Oct

Según una amiga mía, cuando uno se levanta sólo recuerda la mitad de su sueño. Cuando pasan 10 minutos, ha olvidado el 90%. Pero, ¿qué pasa cuando los sueños no se olvidan, sino que acompañan la actividad conciente durante todo el día, como un pop up que no muere?

Les confieso que yo tengo un leve problema: no suelo olvidar mis sueños. Usualmente, sólo recuerdo fragmentos, pero la memoria de estos permanece muy presente, como Maripily en la portada del TVAquí. Lo peor es que, a medida que me hago mayor, recuerdo más. Y los recuerdos se van tornando más… ominosos.

Por ejemplo: los otros días soñé que iba a Turquía a estudiar alemán (lo cual, en cierto sentido, no es tan irracional… kids, look it up!). El lugar donde me iba a quedar era una casa de cuatro pisos, de ladrillos en su exterior (muy bonita, por cierto). Las personas encargadas de la casa querían darle un tour al grupo de estudiantes (entre ellos yo, claro) de las instalaciones. Sin embargo, cada vez que enseñaban una habitación, ésta tenía dentro 3 ó 4 más. Todos los cuartos tenían las ventanas cerradas. Yo me alejé un poco del grupo, y abrí una de ellas. Lo que se veía afuera era un río crecido —como si la casa estuviese sobre el río.

Al salir de la casa, el grupo se montó en el metro para ir a comer a un restaurante.  Allí empezó un rumor de que seríamos blanco de un ataque. Cuando salimos del metro, escogieron a una persona para llamar a una oficina de gobierno y aclarar la situación. Esta persona se me quedó mirando y me gritó: “no quites tus ojos de mí”. En ese momento, empezó a caer cenizas (grises, muy suaves al tacto) sobre mí. Alguien me dijo “esa es la marca de que ellos te veían, te estaban viendo ahora. Pero decidieron no matarte”. Desde ese instante, cada vez que caminaba en mi sueño (hasta que se acabó) de mi cuerpo brotaban cenizas. Por más que las soplaba o las sacudían seguían ahí.

(Fin)

Yo no voy a decir que mi sueño fue algo “especial”, porque no lo fue. He escuchado a personas tener sueños muy extraños y mucho más interesantes. Mi “problema” es que lo que sueño durante la noche me aparece a lo largo de todo el día siguiente, como una canción annoying que no dejan de poner en la radio. Al principio trataba de analizar mis sueños: “sueño esto por esta y esta razón, por lo que debo hacer esto y esto”. Pero ha llegado el punto que mis sueños son tan….. Que los he adoptado como parte de mis memorias concientes y, así, como parte de mi vida. Ya no me pregunto “¿qué significas, sueño?” sino que me digo “jum…” y dejo que las imágenes de la noche anterior corran en mi mente, sin destino o propósito. En muchas ocasiones, mientras leo, hablo con alguien o hago cualquier cosa que podría calificarse como insignificante, aparece una imagen de mi sueño —una imagen tan y tan real que la siento en mi boca. Y sonrío.

Si mi destino es ser loca, al menos seré una feliz.

Luz,

P.

Una respuesta to “Sueños”

  1. Safarrancho octubre 12, 2010 a 3:26 am #

    Cenizas
    Este sueño anuncia desdicha y muchos cambios poco afortunados en su vida, especialmente en el aspecto amoroso. También augura tristeza a través de sus hijos. Se traduce por un bien material mal habido que se reducirá, luego, a cenizas. Ver cenizas en el sueño es recibir daño y perjuicio de las autoridades. Se dijo que las cenizas son palabras vanas y un saber que no da beneficio. Las cenizas recogidas de los hornos, son limosnas recibidas de los ricos para los pobres. En un sentido esotérico las cenizas representan las tradiciones de los pueblos, los vestigios que el alma deja en lo más hondo de nuestro mundo anímico, nuestra realidad de lo que fuimos y de lo que seremos. Es un sueño que nos invita a realizar una cura de humildad, pues nos recuerda que todo nuestro orgullo, toda nuestro vanidad han de terminar en cenizas, y que si algo queda después de nuestra muerte es un posible renacer de entre estas cenizas, pero entonces de nada servirán nuestras actuales riquezas y, mucho menos, nuestras pretensiones. Peleas familiares, contrariedades. incomprensión. Relaciones amistosas comprometidas o perdidas; deudas, preocupaciones de dinero particularmente complejas de resolver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: